Madrid, el tercer destino de inversión más importante de Europa en los veinte últimos años

Madrid destino de la inversión europea

Madrid, el tercer destino de inversión más importante de Europa en los veinte últimos años

Pese al "riesgo político" asociado con el gobierno de España, Madrid consolida su posición como uno de los principales destinos europeos para la inversión. Así lo apuntan los datos presentados recientemente por Madrid Investment Attraction (MIA), la oficina del Ayuntamiento de la capital que promueve la internacionalización de la economía madrileña con la vista puesta la atracción de inversión y la captación de talento.

Liberalismo a la madrileña

Si analizamos los datos referidos a los tres primeros trimestres de 2021, encontramos que Madrid registró inversiones productivas por valor de 7.878 millones de euros. Esto significa que la región ha captado dos de cada tres euros inyectados en el tejido productivo de nuestro país por parte de empresas, instituciones o particulares residentes en otras demarcaciones.

Como avanza la oficina dependiente del área de Economía de Madrid, que dirige Miguel Ángel Redondo, cifra definitiva para 2021 se conocerá dentro de algunos meses, pero se espera que el dato de cierre del pasado ejercicio sea aún más abultado, a raíz de importantes operaciones como la compra de Cobra por parte de la francesa Vinci (5.000 millones) y otra decena de transacciones valoradas en más de 1.000 millones.

No hay que olvidar que los datos de 2020 también fueron positivos, pese a la pandemia del coronavirus. De hecho, la región gestionada por Isabel Díaz Ayuso recibió 17.910 millones de euros de inversión productiva, lo que supuso el 75% del total captado por España. Esta cifra fue tan alta que equivalió a 2.640 euros por habitante o, lo que es lo mismo, el 7,5% del PIB autonómico.

La Villa y Corte sigue mejorando sus datos y ya es la duodécima demarcación que más inversión recibe a nivel global.

Pero quizá lo más importante de todo es que, en lo referido a los proyectos greenfield o de nueva inversión, lo cierto es que los datos facilitados por la herramienta FDI Markets, del diario económico Financial Times, sitúa a Madrid como la tercera ciudad europea que más proyectos ha recibido en los veinte últimos años y la duodécima a nivel mundial. En los tres primeros trimestres de 2021, por ejemplo, estas inversiones ya fueron un 13% mayores que el dato correspondiente al conjunto de 2020, permitiendo la creación de 11.976 empleos.

Fuente: Diego Sánchez de la Cruz - LIBREMERCADO (17 de enero de 2022)

Giro en el mercado de la vivienda

Giro en el mercado de la vivienda de alquiler

Giro en el mercado de la vivienda: la demanda de compra supera a la de alquiler

El mercado de la vivienda, aunque no ha quedado ajeno a los efectos de la pandemia en los últimos meses registrando diferentes cambios, muestra de dinamismo y una actividad creciente. Prueba de ello es la demanda de vivienda y, concretamente, para comprar, que empuja la recuperación y rebasa la de alquiler. Así, el 44% del mercado de la demanda de vivienda está relacionado con la compra, un porcentaje que se ha incrementado en cuatro puntos porcentuales en poco más de seis meses, ya que en febrero de este año se situaba en el 40%.

Esta es una de las conclusiones del informe Radiografía del mercado de la vivienda en el segundo semestre de 2021 elaborado por Fotocasa. Esto ha llevado al sector a "dar un giro de 180 grados ", apunta María Matos, directora de estudios y portavoz de Fotocasa, quien añade que "la demanda se ha disparado y el interés por comprar se percibe más latente que nunca en la sociedad española".

La demanda de alquiler sufre un descenso de 7 puntos porcentuales

En este sentido, el estudio, realizado a través de una encuesta a más de 5.000 personas activas en el mercado inmobiliario, revela que la demanda de alquiler sufre un descenso de 7 puntos porcentuales, hasta situarse en el 43% en agosto, mientras que un 11% de los demandantes de vivienda participa en ambos mercados.

La participación en el mercado

La participación en el mercado de la vivienda aumenta de forma general. Justo antes de la irrupción del Covid-19, en febrero de 2020, había en España un 31% de particulares mayores de 18 años que habían realizado alguna acción en dicho mercado en los doce meses anteriores. Ese porcentaje cayó por efecto de la pandemia al 27% sólo seis meses después. Pero tras aquel parón ha iniciado una progresiva senda de recuperación que le ha permitido incluso situarse en los niveles de hace dos años: el 34% de agosto de 2021 es prácticamente idéntico al 35% del mismo mes de 2019.

Se aprecian subidas tanto en las acciones de oferta como en las demandas, tanto de compra como de alquiler. "Pero de forma desigual, porque es el mercado de la propiedad el que está impulsando con mayor ímpetu la recuperación de la actividad", señala el informe de Fotocasa. Un 19% de particulares afirma haber realizado alguna acción (de oferta o demanda) en el mercado de compraventa de vivienda, frente al 15% de febrero. En este sentido, sube la oferta de vivienda en propiedad, pero más la demanda que ha pasado del 12% al 15% en seis meses.

El mercado del alquiler también se recupera, alcanzando prácticamente cifras previas a la pandemia. Y es que en los últimos doce meses un 19 % de los particulares mayores de 18 años ha realizado alguna acción relacionada con el arrendamiento de un inmueble. Hay un 4% de particulares que han alquilado o han pretendido alquilar una vivienda de su propiedad en los últimos doce meses, mientras que en febrero eran un 3%. Entre los demandantes, un 16% alquiló o pretendió alquilar una vivienda como inquilino.

¿Proximidad a una burbuja?

Según muestra el estudio, el sentimiento de la propiedad sigue muy arraigado entre la población española, por lo que se mantiene la idea de que el precio del alquiler hace que compense pagar una hipoteca. En relación con las opiniones de los particulares que intervienen en el mercado de la vivienda, hay una sensación de que los precios siguen al alza y se percibe un cambio de tendencia al alza respecto a la proximidad de una burbuja inmobiliaria. Desde el comienzo de la pandemia se había moderado la percepción de un escenario de este tipo, pero entre febrero y agosto ha cambiado la tendencia, pasando de una nota media de 5,7 puntos a 6,1 puntos. A este respecto, Matos señala que "igual los ciudadanos confunden el aumento de la actividad y precio altos con una burbuja".

Fuente: Mónica G. Moreno el Economista (04 de noviembre de 2021)

El precio de la vivienda se prepara para dar el mayor salto en 30 años en la Eurozona

  • Oxford Economics: "Los precios de la vivienda subirán un 8% en el último trimestre"
  • Commerzbank: "El gran riesgo para la vivienda es una subida de los tipos de interés"
  • El riesgo de una crisis es bajo: no hay boom de la construcción ni crediticio
Construcción de viviendas en Seseña

El mercado inmobiliario se ha convertido en un 'fortín' durante la crisis del covid. Contra todo pronóstico, los precios de la vivienda han resistido a las turbulencias económicas durante los peores meses de la pandemia. Ahora, con el rebote de la economía, la actividad de compra-venta se ha recuperado por completo en la zona euro (también España) y los precios no paran de subir. Es más, en la parte final de este año se prevé que el precio de la vivienda suba al ritmo más alto de las últimas tres décadas. ¿Hasta dónde puede llegar esta tendencia? ¿Estamos en otra burbuja inmobiliaria? ¿Qué riesgos corre la economía?

El precio de la vivienda (nueva y usada) en la zona euro subió un 6,8% en el segundo trimestre de 2021 (el ritmo más alto desde 2006), según los últimos datos publicados por Eurostat, la agencia de estadística de la Comisión Europea. Pero la gran subida aún puede estar por llegar. Varios factores, tanto de oferta como de demanda, van a dar otro 'empujón' al precio de los inmuebles en la parte final de este año.

La rigidez de la oferta (escasa reacción de la inversión, auge de precios de los materiales, escasez de mano de obra...) y una demanda que se encuentra al alza (por una larga serie de factores) dará 'alas' a la vivienda en la parte final de 2021. En esta ocasión, a diferencia de lo ocurrido en 2006-2007, serán los países del norte y centro de Europa los que lideraran este movimiento.

Evolución del precio de la vivienda en España

Ricardo Amaro, economista senior de Oxford Economics y experto en mercado inmobiliario, comenta en una nota para clientes que "el crecimiento de los precios de la vivienda ha pasado de rápido a rapidísimo en la Eurozona, desafiando las predicciones durante la recesión provocada por la pandemia. Este impresionante impulso continuará hasta 2022. Anticipamos que el crecimiento del precio de la vivienda en la Eurozona aumentará al 8% interanual en el cuarto trimestre de 2021, un crecimiento no visto en 30 años".

Mercados sobrecalentados

Este experto cree que los Países Bajos y Alemania llevaran el peso de este movimiento, con un crecimiento de los precios de la vivienda que alcanzará un máximo de alrededor del 15%. También se prevén aumentos rápidos en Eslovaquia y Austria. "Para España, es probable que el crecimiento esté comenzando a despertar y esperamos que se recupere de manera sólida. Esto deja a Italia como el único país de la Eurozona con un crecimiento inferior al 3% para finales de 2021", asegura el economista de Oxford Economics.

El vigoroso despertar de este mercado ha disparado algunas alarmas. Las valoraciones de la vivienda están alcanzando máximos en varios países. "Algunos mercados inmobiliarios ya se encontraban en una situación cercana a la sobrevaloración antes de la pandemia, de modo que la aceleración de la trayectoria de los precios no ha hecho más que alimentar el debate sobre los riesgos de sobrecalentamiento en determinados países", explica Judit Montoriol, economista de CaixaBank Research, en declaraciones a elEconomista.

Uno de los problemas más graves es que este auge de las valoraciones reduce la accesibilidad a la vivienda por la vía de la compra y encarece los alquileres. Los gobiernos intentan buscar solución a este problema con diferentes políticas que hasta la fecha no han tenido demasiado éxito. Mientras que la demanda siga superando a la oferta, los precios deberían seguir al alza. El sector de la construcción no termina de 'despertar' tras el letargo de la pandemia, lo que limita el aumento de la oferta. Por otro lado, la demanda cuenta con varios alicientes para mantenerse fuerte por un tiempo.

"El fuerte y continuado aumento de los precios de la vivienda en la zona del euro muestra los efectos secundarios de la política de tipos de interés negativos del BCE. En algunos países, la vivienda ha alcanzando valoraciones muy elevadas. En caso de que suban los tipos de interés, esto podría generar una corrección severa", apunta Jörg Krämer, economista jefe de Commerzbank.

Unos tipos de interés históricamente bajos han convertido a la vivienda en una inversión atractiva, con una rentabilidad positiva (cercana al 4% bruto anual en el España, según el BdE) a través del alquiler y que además se revaloriza año tras año. No obstante, esta inversión no está exenta de riesgos. Los precios han subido más rápido que los alquileres, lo que está reduciendo poco a poco la rentabilidad por este concepto. Pero lo más peligroso es que se produzca una corrección en los precios ante unas valoraciones excesivamente altas, algo que por ahora parece poco probable.

Desde el FMI, en su monitor sobre vivienda, advierten de que los aumentos en los precios de la vivienda en relación con los ingresos hacen que la vivienda sea inasequible o poco asequible para muchos segmentos de la población, como se destaca en el reciente estudio del FMI. Además, las relaciones laborales y los acuerdos a los que están llegando los trabajadores con salarios más altos (para seguir teletrabajando) la pandemia también podrían exacerbar estas preocupaciones por la desigualdad, ya que estos trabajadores pujarán por casas más grandes, lo que, lo que a su vez impulsa el precio del mercado en general.

A nivel de la Eurozona "los precios de la vivienda han seguido aumentando notablemente más rápido que los alquileres. La relación entre estas variables se utiliza a menudo como medida de valoración de los inmuebles. Este ratio es ahora significativamente más alto que en 2008, es decir, antes del estallido de las burbujas inmobiliarias en algunos países de la zona del euro". No obstante, en esta ocasión son los países del norte y el centro los que parecen presentar un mayor riesgo.

Evolución del número de valoraciones de viviendas

Según explican desde Commerzbank, dentro de la zona del euro se ocultan tendencias diferentes en los países. Por ejemplo, los aumentos de precios en Portugal y España han sido relativamente mucho más pequeños que en el resto del Viejo Continente. En Italia, aunque la tendencia ha acelerado, sigue siendo comparativamente moderado.

Esta vez los aumentos de precios más fuertes se están viendo en los países centrales y los bálticos. Luxemburgo aparece a la cabeza (con subidas superiores al 16%), aunque debe tratarse como un caso especial por su pequeño tamaño y su estructura económica especial, según apuntan desde Commerzbank. Después aparecen Alemania y los Países Bajos que han mostrado recientemente los mayores aumentos de precios, seguidos de cerca por Austria.

Los tipos negativos penetran en la economía

"Una explicación a estas diferencias podría ser que en los países donde el aumento de precios se ha intensificado recientemente, los bancos están transfiriendo cada vez más los tipos de interés negativos del BCE a los depositantes, aumentando así la presión para cambiar a otras formas de inversión. Además, la pandemia ha frenado el turismo y, por lo tanto, probablemente también la demanda de ciertos tipos de vivienda en los países del sur", según explican desde Commerzbank

Los economistas de Rabobank Research también muestran su preocupación por el rápido auge de los precios en los Países Bajos. Para este año esperan que la vivienda suba un 14,4% por los bajos tipos de interés, unas previsiones económicas favorables, una oferta limitada y por otros factores inflacionarios que están afectando a la economía. Además, la vivienda subirá en 2022 otro 11,5%.

En Alemania todo hace indicar que las tendencias serán muy similares a las de Países Bajos. Los analistas creen que se podría estar gestando otra burbuja, puesto que las valoraciones de los precios de la vivienda en la Eurozona en su conjunto superan a las de 2007 y 2008 de forma holgada. Esta tendencia genera cierto nerviosismo por la posibilidad de que se esté hinchando una burbuja que termine estallando en los países más tensionados.

Riesgos para la vivienda

Si los bajos tipos de interés están 'inflando' los precios, entonces, por lógica, los propios tipos de interés pueden ser la 'aguja' que haga explotar la burbuja o que la desinfle de forma controlada, generando una estabilización/corrección controlada en el mercado inmobiliario en los países que presentan unas valoraciones más elevadas. "Es probable que el mayor riesgo sea la evolución a medio plazo de los tipos de interés. También en 2008, las burbujas en Irlanda y España estallaron cuando las condiciones de financiación se deterioraron significativamente", explican desde Commerzbank.

No obstante, este no es el escenario en el corto plazo. Si la inflación no termina descontrolándose, los expertos de Rabobank y Commerzbank esperan que el BCE mantenga las condiciones de financiación favorables, por lo que "no es de esperar una corrección significativa en el precio de los inmuebles. Por el contrario, es probable que los precios sigan subiendo por el momento".

Amaro, de Oxford Economics, cree que "el ritmo de crecimiento de los precios de la vivienda se moderará a medio plazo, a medida que suban las tasas de interés y aumente la oferta. Pero nuestra perspectiva a medio plazo es susceptible de sufrir riesgos a la baja. Según nuestras métricas de valoración actualizadas, los precios de la vivienda parecen demasiado tensionados, siendo Países Bajos y Alemania los mercados mayor riesgo".

El escenario base habla de un boom sostenido en el tiempo en la vivienda, puesto que no se espera que los bancos centrales empiecen a retirar estímulos de forma masiva y, sobre todo, no se espera que suban los tipos de interés de forma drástica, al menos en la zona euro. Sin embargo, en economía no hay nada cierto ni 100% seguro. Ralph Solveen, economista de Commerzbank, cree que la situación "podría volverse crítica si la inflación se recupera de manera sostenible... Entonces, el BCE ya no podrá evitar un endurecimiento de la política monetaria y el peligro de una corrección significativa de los precios de la vivienda aumentaría notablemente".

Este escenario es todavía poco probable. Además, de materializarse, el riesgo que representaría para la economía en su conjunto sería muy inferior al de otros estallidos de burbujas anteriores. La razón es muy simple: detrás de esta posible burbuja de precios en el mercado inmobiliario no hay una burbuja crediticia, por lo que el alcance de una corrección en el mercado inmobiliario podría afectar al sector, pero no tendría que expandirse de forma masiva al resto de la economía a través de los canales financieros.

Diferencias con 2007

Además, "es poco probable que el peligro provenga de propietarios que no pueden pagar sus préstamos. Después de todo, en la actualidad los tipos de interés de los préstamos generalmente se fijan por períodos más largos... El estallido de la burbuja en España en 2008 tuvo un impacto particularmente fuerte porque en ese momento prácticamente todos los préstamos hipotecarios tenían un tipo de interés variable (más del 97% de las hipotecas eran a tipo variable), por lo que el nivel de tipo de interés más alto se produjo mucho más rápido que en otros países", asegura Solveen. Muchas familias y promotoras tuvieron que vender a 'precio de saldo' sus viviendas, lastrando el precio.

Esta vez, el mercado inmobiliario de España está entre los más sólidos y sostenibles. "En este sentido, es importante señalar que el mercado español cuenta con buenos fundamentales, entre los que destacan una sólida posición de partida de los hogares y de las empresas del sector (bajo endeudamiento en agregado); una mayor prudencia de los bancos en la concesión de crédito; y una oferta de vivienda nueva que no alcanza las 100.000 unidades al año (y que se sitúa por debajo de la formación neta de hogares). Esta cifra contrasta radicalmente con la situación de 2006, cuando se llegaron a visar más de 865.000 viviendas (frente a una creación neta de 427.000 hogares)", explica Judit Montoriol, economista de CaixaBank Research.

No hay boom en la construcción

Otra diferencia que hace la burbuja presente menos peligrosa que la de 2007-2008 es que la inversión en construcción se encuentra en niveles sostenibles, lo que limitaría el impacto en el PIB y el empleo producto de un 'parón' en el inmobiliario. "Las altas valoraciones por sí solas no van a desencadenar en una crisis inmobiliaria total". El mercado puede corregir, pero su impacto sería limitado. "En la mayoría de los países (sobre todo los más grandes y sistémicos) no ha habido un boom de la construcción en los últimos años. Por tanto, la participación de la inversión real en vivienda en el PIB real ha aumentado solo ligeramente en los últimos años", escribe Solveen.

De modo que el escenario más probable habla de una desaceleración de los precios en los próximos años a medida que el rally de la vivienda y una subida de los tipos de interés progresiva comiencen a 'destruir' demanda. "Es probable que cada vez haya menos compradores que puedan pagar los precios actuales si los tipos de interés suben, lo que debilitaría la demanda". Aunque este proceso puede desembocar en una corrección de precios a medio plazo, el impacto de la economía debería ser limitado.

Fuente: El Economista (26 de octubre de 2021)

Poco chalé para tanta demanda

sube la demanda de chalets en Madrid 2021

Los unifamiliares, estrella del mercado inmobiliario en la pandemia, empiezan a escasear mientras aumenta la construcción de este tipo de viviendas

Buscar vivienda tampoco es como antes. Que el coronavirus ha cambiado las preferencias de los españoles respecto a la casa donde quieren vivir es indudable a estas alturas. Y también lo es que, en ese contexto, los unifamiliares se han erigido como nueva joya inmobiliaria. “El nuevo mercado derivado de la situación sanitaria, con la búsqueda de viviendas más amplias en superficie interior y exterior, está dando lugar a este interesante efecto”, definía el último informe de las asociaciones y colegios de agentes inmobiliarios de Cataluña (API Catalunya). Tener más metros cuadrados y un trozo propio al aire libre donde pasar un confinamiento ha cotizado al alza en los últimos tiempos. Sin embargo, el auge que experimentaron este tipo de casas en la recta final del año pasado empieza a dar signos de cansancio.

“Es posible que la búsqueda de esta modalidad de vivienda durante los últimos trimestres haya producido cierto grado de agotamiento de producto”, señala la última estadística registral inmobiliaria, relativa al primer trimestre de este año. Entre enero y marzo, un 21% de las casas que cambiaron de manos eran unifamiliares, según los registradores. El porcentaje es históricamente alto, el tercer trimestre más alto de una serie estadística que data de 15 años atrás, pero retrocede respecto a los dos trimestres anteriores. Es por eso que, al buscar explicaciones de por qué la demanda es elevada, pero no tanto como a finales del año pasado, los analistas apuntan a la escasez de casas para satisfacer a todos los que quieren comprar una.

De oferta y demanda saben mucho los portales inmobiliarios, que tratan de anticiparse a golpe de clic a las tendencias que marca el mercado. Idealista y Pisos.com coinciden en una cosa con los registradores: los unifamiliares vivieron sus meses dorados en la segunda mitad del año pasado y han iniciado 2021 algo más flojos. Los datos facilitados por ambos portales a EL PAÍS, que no son comparables entre sí porque miden cosas diferentes, apuntan al verano pasado como el momento de máximo esplendor de la vivienda unifamiliar en España.

Así lo recoge, por ejemplo, Idealista a partir de sus datos de stock (el número de casas que se anuncian). Un 32% de los inmuebles ofertados por ese portal en toda España el pasado abril eran chalés, frente al 34% en febrero de 2020, el mes previo al primer estado de alarma. Es decir, que la oferta ha caído unos dos puntos. A la vez, los contactos, que miden el número de interacciones con los anuncios, han subido cuatro puntos en el mismo periodo —de un 25% en febrero de 2020 a un 29% este abril— aunque es cierto que alcanzaron su punto álgido (un 35% del total) en agosto del año pasado. La misma curva describen, aunque con diferentes porcentajes, los datos desagregados de los municipios de Madrid y Barcelona.

Y, de acuerdo con Pisos.com, no se trata solo de cambios de porcentaje, sino de un menor volumen de unifamiliares en términos absolutos. Ese portal señala que en febrero del año pasado tenía ofertadas casi 180.000 casas (no se especifica que son unifamiliares, pero se sobreentiende por oposición a la categoría de pisos, que son inmuebles en bloques colectivos). El pasado marzo, la oferta había descendido hasta menos de 150.000, una reducción del 16%. Y todavía más abrupto ha sido el descenso del suministro de casas en las provincias de Barcelona (unos 12.000 el pasado marzo, un 30% menos que antes de la pandemia) y en Madrid (unas 5.500 y casi un 40% menos que antes de la pandemia). En resumen: hay menos oferta que antes de la pandemia, pero más demanda.

Adaptación complicada

La adaptación del mercado hacia la nueva devoción por los unifamiliares no es sencilla. Para edificar nuevas viviendas, el proceso promotor lleva años y arranca con la compra de las parcelas, pensadas para un producto concreto. “Si transformas un suelo pensado para construir en altura a una promoción unifamiliar pierdes un tiempo que va contra la rentabilidad del proyecto”, indica un directivo del sector bajo condición de anonimato para no identificar a su empresa. La misma fuente apunta a otro motivo por la que será poco probable ver decisiones empresariales drásticas: “Hay una demanda de unifamiliares de segmento alto fuerte, pero no es fácil anticipar si esa demanda durará mucho tiempo, mientras que la demanda en altura es más que suficiente”, explica.

De hecho, en un reciente estudio de Idealista apuntaba precisamente a un retorno de cierta demanda hacia las ciudades, donde normalmente los unifamiliares son escasos mientras abundan los bloques de pisos. Con datos de mayo, el portal destacaba que un 43% de las búsquedas de inmuebles se concentraban en capitales de provincia, cinco puntos porcentuales más que un año atrás y ya muy cerca del 44,1% que marcaba ese indicador antes de la pandemia.

Y aun así, otros datos apuntan a que los promotores no han pasado por alto el cambio de tendencia. Según los datos de visados de obra nueva del Ministerio de Transportes, entre enero y marzo se solicitaron en España permisos para levantar 6.071 viviendas unifamiliares, un 17,6% más que en el mismo periodo de 2020. Mientras, los permisos para construir pisos en bloques retrocedieron un 5,6%. El mercado, a su ritmo, mueve ficha para intentar responder a la mayor demanda de unifamiliares, por lo general más grandes que los pisos, lo que se traduce en importes de venta más elevados. Un filón demasiado jugoso como para dejarlo escapar.

Fuente: EL PAÍS (22 de julio de 2021)

El mercado inmobiliario sigue resintiéndose por la escasez de obra nueva

construcción nueva vivienda en Madrid

La escasez de obra nueva impide un ajuste a la baja en los precios de la vivienda

Según datos de Idealista, solo el 18% de las viviendas ubicadas en capitales provincia tiene un precio inferior a los 100.000 euros. Antes del estallido de la pandemia, en febrero de 2020, esta rúbrica era prácticamente idéntica, puesto que ascendía al 17,6%.

Una de las claves que explica la rigidez de los precios es la escasez de oferta. En la medida en que no salen nuevos pisos al mercado, el valor de los ofertados tiende a incrementarse, a raíz de la mayor demanda de vivienda en las principales ciudades. Y, puesto que las políticas del gobierno no abordan el problema por el lado de la oferta, la situación solo va a peor con el tiempo.

Si nos fijamos en las transmisiones de vivienda nueva, vemos que en 2007 se realizaban unas 19.700, frente a las 5.600 que se registraron en 2019. La cifra para 2020 fue muy similar (5.700), puesto que la pandemia influyó más en el arranque de nuevas promociones que en el remate de las que ya se habían puesto en marcha años antes y fueron concluidas durante el pasado ejercicio.

Obviamente, las casi 20.000 transmisiones de 2007 pueden representar un volumen demasiado elevado, propio de un contexto de burbuja, pero también es cierto que las menos de 6.000 operaciones que se producen en la actualidad suponen un nivel excesivamente bajo de actividad que certifica el problema de la falta de obra nueva.

El stock de vivienda nueva sin vender es otro indicador relevante para analizar esta cuestión. Entre 2005 y 2009, esta variable crece de 195.184 a 649.780 unidades. Desde entonces, se produce una corrección gradual, hasta caer a 459.003 viviendas en 2018. El dato para 2019 es casi idéntico (457.109), lo que pone de manifiesto que la obra nueva que sigue sin venderse no genera interés. Hablamos, pues, de muchas promociones propias del periodo de la burbuja que no responden a las necesidades actuales del mercado.

Por otro lado, es importante tener en cuenta que el stock de vivienda nueva sin vender no tiene un peso tan elevado como podría parecer sobre el parque de viviendas, puesto que apenas supone el 1,8% de los domicilios existentes en nuestro país. Por provincias, en Madrid o Málaga este porcentaje es de apenas un 1,4%, mientras que en Barcelona solo llega al 1,6%.

Fuente: Libre Mercado (27 de mayo de 2021)

Funcas ve moderación en el precio de la vivienda

viviendas de segunda mano en Madrid

El sector de la vivienda no se encuentra en el epicentro de la actual crisis, a diferencia de 2008, según se desprende en el último número de Cuadernos de Información Económica, editado por Funcas, en el que se recuerda que su evolución desde el verano ha mejorado las expectativas iniciales, cuando al comienzo de la pandemia se temió una fuerte caída en actividad y precios.

De acuerdo con las previsiones de la publicación, en ausencia de nuevas sorpresas negativas en la coyuntura económica y a la espera de tener la fotografía final del efecto de la crisis sobre el mercado de trabajo, la hipótesis más verosímil es que esta vez el ajuste del mercado residencial va a ser «mucho más digerible que en la crisis anterior».

El moderado comportamiento de los precios de la vivienda en los últimos trimestres y las expectativas de que los tipos de interés se van a mantener en los niveles actuales durante bastante tiempo hacen pensar que el esfuerzo para acceder a una vivienda «difícilmente llegará a niveles preocupantes en el medio plazo».

No obstante, la clave de esta cuestión, según el economista José Ramón Díez Guijarro, será que el crecimiento de la renta de las familias se acompase a la evolución de los precios en el sector residencial.

En la publicación se apunta que no existen síntomas de sobrevaloración, sobreoferta, relajación de los estándares crediticios ni vulnerabilidad financiera de los hogares. Además, en el lado de los precios, la distancia respecto a máximos es todavía importante, más de un 23%. También los niveles de esfuerzo y accesibilidad están muy alejados de los existentes en 2008.

Actualmente, para comprar una vivienda de tamaño medio en España se necesitan 7,3 años de renta bruta, frente a los 9 años necesarios en el máximo de la burbuja.

Fuente: Noticias Bancarias (28 de marzo de 2021)

La demanda inmobiliaria extranjera crecerá un 20% en 2021, según pisos.com

viviendas de segunda mano en Madrid

La demanda inmobiliaria extranjera crecerá un 20% interanual en 2021 "gracias a la apertura paulatina de fronteras entre países", según las previsiones de pisos.com.

El portal inmobiliario considera que este aumento tendrá influencia en todos los segmentos de compra, tanto en primera vivienda, segunda residencia como en inversión.

Además, espera que el mercado de compra de viviendas vacacionales sea el más dinámico, mientras que los de primera vivienda e inversión irán "ligados en mayor medida a la evolución de la pandemia".

Según pisos.com, el alquiler turístico volverá a ganar protagonismo, "recuperando gran parte de lo perdido en 2020 a favor del alquiler residencial". "Esta tendencia es la opuesta a la registrada el pasado año, cuando el trasvase de corta a larga estancia supuso alrededor del 30%", ha dicho.

El portal inmobiliario cree que esta vuelta al negocio inmobiliario vacacional tendrá especial incidencia en las provincias de Santa Cruz de Tenerife, Las Palmas, Almería, Tarragona, Barcelona, Valencia, Cádiz, Alicante, Málaga, Girona, Granada, Baleares y Murcia.

El director de estudios de pisos.com, Ferran Font, ha subrayado la importancia de la demanda inmobiliaria extranjera en España, "que más allá de vivir del sector servicios, resulta muy atractivo en términos residenciales y vacacionales".

"Si el comprador extranjero suele representar alrededor del 13% del total de las 500.000 transmisiones de viviendas que se registran al año en nuestro país, en el pasado 2020 se vieron afectadas por el parón y cierre de fronteras unas 65.000 operaciones, razón por la que este año vamos a notar una subida considerable en este indicador", ha indicado Font.

Teniendo en cuenta la nacionalidad, los británticos, franceses, alemanes, italianos, marroquíes y suecos seguirán siendo las nacionalidades mayoritarias en el mercado residencial español.

Asimismo, las regiones que más notarán estos incrementos serán, por este orden, Andalucía, Cataluña, Baleares, Canarias, la Comunidad Valenciana, Murcia y Madrid.

Además, el mercado de obra nueva en grandes ciudades como Madrid, Barcelona, Valencia o Sevilla "empezará a registrar durante el primer semestre un ligero repunte de su actividad debido al aumento de la demanda y la paulatina estabilización de los precios tanto de compra como de alquiler".

Fuente: EuropaPress (17 de febrero de 2021)

El precio de la vivienda de segunda mano caerá hasta un 15% en 2021, según Colliers

Los pisos de obra nueva y el build-to-rent no registrarán ajustes en el precio el próximo año, mientras que la producción de viviendas descenderá un 30%.

viviendas de segunda mano en Madrid

Los pisos de segunda mano, lo más perjudicados por la pandemia. El precio de la vivienda usada caerán en España entre un 5% y un 15% el próximo año, debido a la crisis provocada por el coronavirus, según un informe realizado por Colliers International. Por el contrario, en los pisos de vivienda nueva y los de residencial para alquiler no se esperan ajustes de precio.

El esfuerzo hipotecario para la compra de una vivienda se mantendrá por debajo del 35%, menos en algunas localidades como Barcelona, donde se sitúa en el 39%, y San Sebastián, con un 41%. En el caso de los más jóvenes, se necesitan diez años de ahorro para adquirir una vivienda, una cifra que aumentará por los efectos de la crisis.

Este año se observa un incremento en el número de viviendas compradas mediante una hipoteca. En 2019, el 67% de las viviendas vendidas fueron hipotecadas, mientras que en 2020 se prevé que la cifra alcance el 91%.

La demanda de vivienda caerá un 25% en 2021

En cuanto al alquiler, el esfuerzo de una familia media para arrendar una vivienda requiere menos de una tercera parte de sus ingresos. Esta cifra es mayor en Barcelona, donde se precisa un 38%, y en Madrid, que se encuentra al 36%.

La demanda de vivienda se está reduciendo en 2020 y podría llegar a caer un 25% en 2021 respecto a 2019, si el contexto económico no mejora. En referencia a la construcción de vivienda, en 2021 se reducirá la actividad un 30% respecto a los datos de 2019, por lo que se levantarán unas 70.000 viviendas al año. Esta cifra supone retroceder a niveles de 2016.

Fuente: EjePrime (17 de enero de 2021)

La vivienda de lujo en Madrid subirá un 3% en 2021

  • La consultora Knight Frank incluye a la capital española entre las 20 ciudades que revalorizarán el ladrillo prémium para el próximo año.

La vivienda de lujo en Madrid sale robusta del batacazo económico provocado por la pandemia y prevé una recuperación de un 3% de su precio en 2021. Así lo apunta el informe Prime Global Forecast 2021, publicado este jueves por la consultora Knight Frank, en el que incluye un ranking de crecimiento del precio de las viviendas de 22 ciudades, liderado por Shangai y Ciudad del Cabo, ambas con repuntes del 5%.

Con la crisis económica, el sector inmobiliario en España ha sufrido este año retrocesos anuales de hasta un 15% en el precio de venta. Sin embargo, el ladrillo prime es el que menos impacto ha registrado, con caídas de hasta un 4%. "La clave es el perfil de demanda de estos activos, propiedades que se consideran siempre un valor refugio muy seguro en el tiempo”, afirma Carlos Zamora, socio y director del área residencial de Knight Frank. En este contexto, para Zamora, la recuperación de la vivienda de lujo en 2021 también será más notable que en el resto del mercado inmobiliario.

La consultora explica que Madrid está entre las ciudades que registrarán un aumento de su precio de venta por las bajas tasas de interés de sus mercados, una demanda acumulada y moratorias fiscales, todo un cóctel que promoverá el rebote en los precios. En este grupo, Knight Frank también incluye a Londres, Sídney, París y Berlín.

“Desde la salud a la economía, 2020 ha trastocado todo el mundo. A pesar de ello, nuestros últimos datos muestran, que el mercado de propiedades prime ha sido especialmente resiliente. Ahora que miramos a 2021, está claro que los retos están ahí”, afirma Kate Everett-Allen, Head of international residential research de Knight Frank.

Madrid está entre las ciudades que registrarán un aumento de su precio de venta por las bajas tasas de interés, una demanda acumulada y moratorias fiscales

Aun así, el informe pide cautela, en el caso de España, por las posibles modificaciones propuestas por el Gobierno de coalición en el impuesto sobre los patrimonios, un giro que podría cambiar el panorama impositivo que actualmente sirve de impulso para la compra de propiedades de lujo. La advertencia también la ha extendido a otros países como Canadá, señalando que los impuestos y políticas fiscales serán uno de los grandes temas a seguir en 2021 para tener una mejor evaluación del sector prime, considerando que los estímulos implementados hasta ahora para contrarrestar los efectos de la pandemia se ajustarán a principios del próximo año.

Sin embargo, puede que el rebote no tenga que esperar hasta 2021. Con los anuncios recientes que auguran la llegada de la vacuna contra el coronavirus, se ha reactivado la búsqueda de inmuebles en el sector prime. "Desde que Pfizer hizo su comunicado el pasado 9 de Noviembre, se ha experimentado un dinamismo muy notable, con un incremento de hasta un 40% en el número de visitas a inmuebles", ha explicado Gonzalo Robles, CEO de Uxban, al portal inmobiliario Idealista.

Incluso con las buenas noticias, el informe de Knight Frank afirma que Madrid está entre el 55% de las ciudades analizadas que todavía no han recuperado los niveles de ventas de inmuebles de lujo previos a la pandemia. Al respecto, explica que se debe al impacto económico de las restricciones de movilidad implementadas en el país, así como la magnitud de la pandemia evidenciada en los casos de coronavirus registrados en España.

Fuente: CincoDías (17 de diciembre de 2020)

El precio del alquiler en España sube por encima del 50% en los últimos cinco años

  • Valencia, la CCAA con mayor subida con un 68% respecto a 2015
  • Cataluña, Madrid y Canarias también sufren un severo incremento
  • Nueve comunidades tienen precios más altos que durante la burbuja

Es bien sabido que durante los últimos años, el negocio de las viviendas en alquiler en España ha sufrido un constante incremento en sus precios. La alta demanda sumada a la escasez de oferta ha provocado un crecimiento superior al 50% desde 2015. Así lo revela un estudio de Fotocasa que incide que el precio medio del metro cuadrado era de 7,13 euros hace cinco años, mientras que a junio de 2020 es de 10,82 euros.

Comunidad Valenciana, Cataluña, Comunidad de Madrid y Canarias son por ese orden las cuatro regiones españolas que más han subido el precio del alquiler de sus casas desde junio de 2015. Con todas superando el 50% (la media del país está en el 52%), las dos zonas del este son las que lideran la clasificación con un 68% y 60%, respectivamente. Además, Valencia es por ciudades la urbe con un mayor incremento llegando a alcanzar un precio 77% superior al marcado hace cinco años.

Sin embargo, es Madrid la CCAA más cara con un coste el metro cuadrado de 15,30 euros. La capital ha experimentado, en total, un crecimiento del 57%, muy similar al de las islas afortunadas (con un 56%). Tras ellas, Baleares (a la que solo superan en precio general Madrid, Cataluña y País Vasco) cierra la clasificación de las cinco regiones con un incremento del 49% para pasar de los 8,43 a los 12,55 euros.

"La demanda de vivienda en alquiler ha despegado con fuerza en nuestro país en los últimos años y ha empujado a que los precios crezcan mucho en poco tiempo. Este hecho sumado a la escasez de oferta de vivienda en alquiler en nuestro país explica los grandes incrementos que estamos registrando", detalla Anais López, responsable de comunicación de Fotocosa.

Valencia es la ciudad con mayor incremento (77%), seguida de Murcia (58%) y Santa Cruz de Tenerife (52%)

Un sobrecoste que, tal y como muestra el estudio, ha provocado que hasta nueve comunidades autónomas superen en la actualidad los precios máximos que se habían marcado en los años de la burbuja inmobiliaria.

Por último, en lo que respecta a ciudades, tras la citada Valencia que roza el 80% de subida, Murcia y Santa Cruz de Tenerife son las otras dos que superan el 50% aunque lejos de la capital mediterránea. En la murciana, la subida es del 58%, mientras que en la canaria es del 52%. Mucho más abajo quedan Ciudad Real (9%),  Badajoz (12%) y Cáceres y Córdoba (15% ambas) que son las urbes con menor subida durante estos cinco años.

 
Fuente: El Economista (4 de septiembre de 2020)

La pandemia dispara el porcentaje de españoles que busca vivienda para alquilar

Por el contrario, el porcentaje de personas activas en el mercado inmobiliario que buscan vivienda para comprar se ha mantenido.

La pandemia de coronavirus ha elevado en cinco puntos el porcentaje de españoles que busca vivienda para alquilar, de tal manera que el 39% de los activos en el mercado inmobiliario quiere alquilar un inmueble, frente al 34% antes de la pandemia, según el estudio de Fotocasa ’La demanda de vivienda después de la covid-19’.

El porcentaje de españoles activos en el mercado inmobiliario que buscan vivienda para comprar se ha mantenido, en cambio, en el 22%, mientras que el mismo porcentaje (22%) busca actualmente en ambos mercados.

“La vivienda en alquiler está cobrando mucho protagonismo a raíz de la pandemia porque es una fórmula fácil y rápida para poder cambiarse de vivienda. Son muchos los españoles que se están planteando dejar las grandes ciudades e irse a vivir a zonas periféricas en las que poder encontrar viviendas más grandes, luminosas y con espacios exteriores y se lo están planteando con la fórmula del alquiler”, indicó la directora de Comunicación de Fotocasa, Anaïs López.

Perfil del demandante similar al ‘precovid’

El estudio de Fotocasa muestra que los demandantes de vivienda de antes de la pandemia son similares a los de ahora: 38 años de media en el caso de los demandantes precoronavirus frente a los 40 años de los que buscan ahora.

Respecto a los niveles socioeconómicos, las diferencias tampoco son muy importantes, pero ganan protagonismo las rentas medias y altas en detrimento de las bajas, mientras que se ha incrementado ligeramente el porcentaje de los que trabajan actualmente (un 62% pospandemia frente al 59% de antes de la crisis) y se ha reducido el de los parados (25% ahora frente al 28% anterior).

Asimismo, el confinamiento ha despertado el interés por inmuebles que dispongan de espacios al aire libre, como balcones, terraza, patio o jardín.

Por otro lado, si tuvieran que quedarse con un único motivo por el que están buscando casa, la cuestión fundamental para uno de cada cuatro demandantes (24% precovid, 26% poscovid) es el precio de la vivienda. El segundo puesto lo ocupan los citados espacios al aire libre, que antes de la pandemia era el motivo principal de búsqueda para el 11% de los demandantes y que ahora lo es para el 17% de ellos; un importante incremento de seis puntos porcentuales.

Por el contrario, ha perdido importancia como motivo principal el cambio de la situación de convivencia (vivir solo, en pareja): del 22% en la demanda precovid al 15% en la demanda posterior. Este dato encaja con la pérdida de protagonismo de los colectivos más jóvenes y con más dificultades de acceso a la vivienda, según destaca Fotocasa.

Fuente: Redacción El HuffPost/Europa Press (11 de agosto de 2020)

Avda. Menéndez Pelayo, 67
28009 Madrid, España
 91 230 20 60
 666 22 22 21
 info@diplomatichome.com